La ola de calor alcanza su pico de intensidad con temperaturas de más de 40° en puntos de toda la Península | Clima y Medio Ambiente

La ola de calor alcanza su pico de intensidad con temperaturas de más de 40° en puntos de toda la Península | Clima y Medio Ambiente

La ola de calor alcanza su pico de intensidad este miércoles. Se esperan temperaturas de más de 40° en puntos de toda la Península, incluso en ciudades como Burgos y Soria, cuyos termómetros nunca antes habían alcanzado esa cifra. La Agencia Estatal de Meteorología ha emitido 12 avisos rojos, de riesgo extremo por altas temperaturas, en nueve provincias: el sur de la Comunidad de Madrid, zonas del valle del Guadalquivir de Jaén y las comarcas de Morena y Condado, también en Jaén; la zona interior de Bizkaia y Guipuzkoa, en el País Vasco; la campiña cordobesa; la Cuenca del Genil en Granada; el norte de la provincia de Burgos y algunas áreas de la provincia de Cuenca. A este nivel, el más alto de los tres avisos, se recomienda no realizar ninguna actividad que implique salir a la calle en las horas centrales del día, de 13.00 a 20.00.

Este miércoles se podrán alcanzar los 38° y 40° en amplias zonas del interior peninsular, los 40° y 42° en la mitad sur y centro. También en Madrid y la provincia de Cuenca; en el interior del País Vasco y norte de Burgos; e incluso los 44° en puntos de Jaén y de Granada. La noche del martes al miércoles ha sido muy cálida, especialmente en zonas del interior y de la mitad sur, con puntos que hasta las 7.00 de la mañana no han bajado de 27°. En el resto del territorio ha sido una noche tropical, con temperaturas que no han bajado de los 20°.

Sin llegar al riesgo alto, los avisos naranjas (por riesgo importante) alcanzan este miércoles a 29 provincias, con excepción de las costas, la cordillera Cantábrica, los Pirineos y la provincia de León, que aun así están en aviso amarillo (riesgo bajo). En la segunda mitad de este miércoles es probable que se generen tormentas secas en zonas del interior peninsular que producirán rachas fuertes de viento y descensos bruscos de temperatura. El litoral Cantábrico está también sobre aviso por una posible galerna a últimas horas del día, asociada a súbitos descensos térmicos y rachas fuertes de viento.

Un trabajador en Madrid, este pasado martes 8 de agosto.Santi Burgos

La ola de calor, que comenzó el lunes, deja hasta ahora unos registros de 38° y 40° en el centro y suroeste peninsular, y superó los 40° en los valles del Guadiana y del Guadalquivir. El martes aumentaron las temperaturas entre 6° y 8° de forma generalizada respecto al día anterior. El lunes se alcanzaron más de 44° en la provincia de Badajoz, y en la ciudad se alcanzaron los 44,8°, igual que el martes, cuando la provincia de Badajoz superó de nuevo los 43° y Mérida registró un termómetro de 43,7°. En el valle del Guadalquivir también se superaron los 43°: Córdoba llegó incluso a los 43,2°.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.

Suscríbete

Tras la dura jornada de calor de este miércoles, el jueves bajarán las temperaturas. El descenso se notará especialmente en el Cantábrico, donde podrá ser incluso de más de 10° respecto al miércoles, cuando marcará termómetros superiores a los 30°. En el área mediterránea, por el contrario, subirán las temperaturas entre 6° y 10° con respecto al día anterior, que habrá marcado temperaturas máximas cercanas a los 35°. Será debido a los vientos que provocarán el descenso en el norte, pero llegarán recalentados y secos al área mediterránea. En general, el jueves seguirá siendo una jornada muy calurosa, con temperaturas mínimas que quedarán por encima de los 25°, es decir, con noches tórridas especialmente en la costa mediterránea, en el centro y sur de la Península. Las máximas llegarán a los 38° y 40° en el centro, sur y este peninsular.

En el valle del Guadalquivir, en el interior de la Comunidad Valenciana y en la Región de Murcia se llegará incluso a los 42° y 44°. El jueves ya solo el litoral sur de Valencia está bajo aviso rojo por peligro extremo por altas temperaturas. Los avisos naranjas por riesgo importante se reducen de áreas dentro de 29 provincias a 20. Principalmente en el este peninsular y en el tercio sur. Allí también continuará la calima. En el resto de la Península se podrán formar tormentas secas, especialmente en puntos del interior, aunque en los Pirineos estas tormentas podrán ir acompañadas de chubascos. El riesgo de incendios se mantiene en nivel extremo en la mayor parte de España.

El viernes es el último día del episodio de ola de calor previsto. Ya sin avisos rojos por peligro extremo y con los naranjas de riesgo importante limitados al tercio sur peninsular. Durante la jornada bajarán las temperaturas en el área mediterránea, pero permanecerán estables o incluso subirán un poco en el resto de la Península. Se alcanzarán los 38° y 40° en la zona centro, la depresión del Ebro, y en la mitad sur peninsular. Se podría llegar a los 42° y 44° en el valle del Guadalquivir, e incluso rebasarlos. Todo esto después de una noche que nuevamente habrá sido muy cálida: noches tórridas, por encima de los 25°, de nuevo en puntos del Mediterráneo y ciudades del interior de la mitad sur. Aunque el riesgo por incendios seguirá siendo extremo en la mayor parte del país, el viernes lloverá débilmente en el norte de Galicia y de Asturias, donde las temperaturas máximas estarán entre los 25° y los 30°. También puede haber algunas tormentas aisladas en zonas montañosas de la mitad norte.

Durante el fin de semana se producirá una tregua del calor y bajarán de forma leve las temperaturas. Esta bajada será más acusada el domingo, y aunque seguirá haciendo calor, ya no se superarán los umbrales necesarios para que sea una ola de calor. Aun así, el sábado aún podrán alcanzarse los 42° en el valle del Guadalquivir. Las temperaturas seguirán entre 5° y 10° por encima de lo habitual en agosto en buena parte del sur y este de la Península. El domingo, ya muy pocas zonas llegarán los 40°, salvo puntos aislados del Guadalquivir. Pero eso sí, los termómetros seguirán a 35° en amplias zonas del centro, del sur y este de la Península. Las lluvias durante el fin de semana serán escasas, quedarán acotadas al Cantábrico y serán débiles.

En el caso de Canarias, que aún no está sumergida en el calor, tendrá durante este miércoles un ascenso progresivo de las temperaturas y, a partir del jueves, un episodio de temperaturas altas. Podrán superarse el jueves los 34° o 36° en la mayoría del territorio y los 38° y 40° en las medianías orientadas al sur, territorios entre los 600 y 1.500 metros de altura. Incluso más de 40° en las medianías del sur de Gran Canaria. Las noches serán cálidas y podría no bajar de 30° en toda la noche del jueves. Este episodio de calor intenso puede prolongarse en las Islas Canarias hasta comienzos de la semana que viene. El calor vendrá acompañado de polvo en suspensión que dará lugar a calima.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

By Palmar

You May Also Like