El País Vasco toma la delantera en la puesta en marcha de la nueva Formación Profesional en España | Educación

El País Vasco toma la delantera en la puesta en marcha de la nueva Formación Profesional en España | Educación

Alumnos de FP del País Vasco trabajan en modelos de vehículos eléctricos, el pasado mayo.DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN (Europa Press)

El País Vasco quiere ser la avanzadilla de la implantación del nuevo modelo de Formación Profesional en España. Ya tiene todo preparado para aplicar desde este próximo curso los cambios recogidos en el real decreto con el que el Gobierno pretende reordenar la FP del futuro. De modo experimental, unos 10 o 12 centros formativos comenzarán a lo largo del próximo curso a ofertar los cinco niveles de acreditación oficial, desde las microformaciones (grado A) hasta los títulos en cursos de especialización y másteres en formación (grados D y E). A estas cinco escalas podrán acceder tanto alumnos del sistema educativo como trabajadores y personas en desempleo. Esta oferta académica se extenderá en el curso 2024-2025 a los 70 centros integrados que forman la red vasca de FP.

La FP vasca lleva recorrido mucho camino en la transformación del sistema que persigue la nueva normativa estatal, aseguran los responsables educativos del Ejecutivo autónomo. El viceconsejero de Formación Profesional, Jorge Arévalo, asegura que Euskadi cuenta con el modelo más avanzado del país: “Llevamos mucho tiempo con los deberes hechos. Todas las novedades, como las titulaciones a la carta, las convalidaciones con la Universidad, dedicar más horas a la formación en empresas o la FP Básica, ya se habían puesto en marcha en el País Vasco. Y ahora tenemos todo preparado para incorporar el resto de cambios”.

El real decreto que desarrolla la Ley Orgánica de FP (2022) amplía la oferta en más de 9.000 formaciones estructuradas en grados, contempla el diseño de itinerarios integrados que combinan ciclos de diferentes grados, asegura el carácter dual de la nueva FP con formación en el centro y la empresa, agiliza la acreditación de competencias profesionales e incluye por primera vez nuevos módulos en todos los ciclos de grado medio y grado superior que abordan aspectos claves para la economía actual, como la digitalización, la sostenibilidad, el inglés técnico o la empleabilidad.

Euskadi destina más de 400 millones al año a la FP. Tiene una red de 180 centros, de los que 70 son integrados donde solo se imparte FP (44 son públicos y 26, concertados), y cuenta con 5.300 profesores. Este curso pasado había 46.000 alumnos matriculados y el próximo arrancará con unos 49.900 (un 9% más). “El real decreto refuerza todo lo que venimos trabajando en el campo de la innovación, el emprendimiento, la internacionalización, la FP dual…”, comenta Arévalo. Y añade: “Al año creamos entre 80 y 90 nuevas empresas con dos o tres trabajadores cada una. Nuestros centros desarrollan proyectos con otros centros de 88 países del mundo. Funciona la formación remunerada en las empresas, gracias a la relación que mantenemos con 24.000 empresas vascas”.

El Gobierno vasco ha colaborado con el Ministerio de Educación en la elaboración del nuevo real decreto porque “da cobertura a todo lo que veníamos haciendo a nivel autonómico”, dice el viceconsejero. “Ha sido un trabajo inmenso y bien desarrollado. Es un buen real decreto, muy complejo en la parte que toca a la integración de los dos sistemas que había en la formación profesional, por un lado, la FP del sistema educativo y, por otro, la FP para el empleo”, apostilla.

Seis itinerarios de formación

El sistema vasco cuenta, entre otras ventajas, con seis itinerarios de formación diferentes para cursar la FP, desde el que está orientado a personas que empiezan en el grado básico y pueden conseguir, a lo largo de cuatro años, los títulos de graduado en Secundaria, de Grado básico y Grado medio, pasando por los programas “adaptados” dirigidos a personas con discapacidad, con dificultades en el aprendizaje o a migrantes, hasta el itinerario “profesionalizante”, dirigido a los alumnos que quieren dar el salto al mercado laboral cuanto antes. También ofrece un itinerario de “refuerzo educativo” para los estudiantes que quieren alcanzar un grado superior o acceder a la universidad y uno “flexible, que permite crear una titulación uniendo asignaturas de diferentes cursos para adaptarse a las necesidades que surjan del tejido productivo. “Es como hacerle al estudiante un traje a la medida”, puntualiza Arévalo.

Estudiantes de Formación Profesional, en una imagen de archivo.
Estudiantes de Formación Profesional, en una imagen de archivo. Gianluca Battista

La UE tiene catalogados como centros de excelencia de FP a los ubicados en Tolosa, Bergara y Usurbil, todos en Gipuzkoa. El responsable del centro Miguel Altuna de Bergara, Joxu Arana, sostiene que “la red vasca está muy bien estructurada y lleva muchos pasos adelantados” a lo que ahora plantea el real decreto estatal: “El sistema permite completar un puzle a la medida de cada alumno, de forma que se acreditan las competencias que va adquiriendo durante la formación y sus prácticas en la empresa. Tenemos que lograr atraer al mayor número de personas para que se suban al tren de la FP y consigan llegar hasta la última parada, aunque habrá personas que decidan bajarse y subirse en paradas intermedias compaginando su vida laboral con la formación”.

El nuevo decreto, opina Arana, “facilitará que haya formaciones cortas, acumulables y en muchos casos a la carta para que trabajadores y desempleados puedan adquirir competencias profesionales y acumularlas hasta conseguir una titulación”. El centro de FP de Bergara, pone como ejemplo, lleva varios años “facilitando a trabajadores sin una cualificación acorde a los tiempos que corren en la industria la adquisición de dichas competencias y la obtención de la titulación de FP”.

Desde 2014, más de 200 personas —un 40% mujeres y la mayoría procedentes de la cooperativa desaparecida Fagor Electrodomésticos— han obtenido la titulación en grado superior en fabricación mecánica, compaginando la jornada laboral completa con 15 horas semanales de formación. Con el grupo ULMA colaboran en la capacitación de 80 socios trabajadores, a los que se les marca un itinerario individualizado para adquirir competencias técnicas que le ayuden en su carrera profesional. Y alrededor de 60 ya han conseguido la acreditación que les marca la citada compañía.

La FP en Euskadi tomó impulso con la reforma aprobada en 1997 y dio un salto cualitativo, según el departamento del ramo, tras la aprobación en 2014 del IV Plan Vasco de Formación Profesional. Su desarrollo durante todo este tiempo se ha visto beneficiado por el consenso político y con los agentes sociales existente en la comunidad autónoma. Arévalo explica que en la FP vasca se ofrecen titulaciones divididas en módulos profesionales (asignaturas), de tal forma que el alumnado puede completar un ciclo realizando cursos que pueden ser de 40 horas, hasta cursos de 2.000 y 3.000 horas “con absoluta flexibilidad”, explica el viceconsejero. “En este momento existen un total de 4.500 módulos diferentes y al completar cada uno de estos se obtiene una acreditación oficial y son acumulables. Y, además, se convalida la experiencia laboral”, remarca.

Puedes seguir EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

By Palmar

You May Also Like