15 años del fatídico vuelo JK5022 de Spanair: una catástrofe cuyas víctimas evitan llamar accidente | Televisión

15 años del fatídico vuelo JK5022 de Spanair: una catástrofe cuyas víctimas evitan llamar accidente | Televisión

El 20 de agosto de 2008 despegaba en el aeropuerto de Barajas el vuelo JK5022 operado por la desaparecida Spanair. Segundos después, el avión se estrellaba provocando la muerte de 154 personas. Lograron sobrevivir 18 pasajeros, aunque resultaron gravemente heridos. El productor David Gallart prefiere referirse a ese día como una tragedia y no como un accidente. Es una de las cosas que ha aprendido en los dos años que lleva investigando este caso. “Es importante diferenciarlo. Accidente suena a casualidad. Si ocurrió algo así, es porque sucedieron fallos”, cuenta el productor en conversación telemática.

Él es uno de los responsables de Vuelo JK5022. La tragedia de Spanair, una miniserie documental producida por Secuoya que analiza las causas de lo ocurrido. Explica que no fue un solo error, sino una cadena de muchos errores. Es lo que los estudios de análisis de riesgos denominan como modelo del queso suizo: la pifia logra pasar por las grietas de todas y cada una de las capas que se han creado para prevenir el desastre. Los tres episodios de esta producción ya están incluidos en el catálogo de Movistar Plus+, cuando acaban de cumplirse 15 años de la que fue la peor catástrofe aérea de España en los últimos 35 años.

¿Por qué no sonó la alarma que indicaba que el avión no estaba listo para el despegue? A través de testimonios inéditos de víctimas, familiares, especialistas y técnicos, material de sumario, informes de la comisión de investigación y un simulador de vuelo que recrea el momento en el que el avión se estrelló, esta producción pone el foco en la seguridad aérea mundial y en la cada vez más precaria industria aeronáutica. Por ejemplo, la casualidad hizo que el mismo día de la catástrofe el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA) lanzara un comunicado mencionando el deterioro de los servicios de Spanair, compañía que terminó quebrando a principios del 2012.

Gallart, que buscaba en la historia reciente de España un tema por explorar en formato documental, recuerda: “Aunque no soy experto en seguridad aérea, me pareció extraño el modo en que el informe del caso estaba redactado. Tras informarme, me di cuenta de que había mucho más de lo que se había contado”. Por ejemplo, que los informes sobre estos casos en España los elabora una institución que no es independiente a la industria aeronáutica, la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), al contrario de lo que ocurre en Estados Unidos con la National Transportation Safety Board (NTSB). “Es una de las grandes luchas que ha tenido la asociación en todos estos años”, recuerda Gallart.

La reconstrucción que la producción de Secuoya hace de la tragedia del vuelo de Spanair de 2008.Movistar Plus+

Pilar Vera es la presidenta de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022. Gallart explica que ella no siempre ha tenido buenas experiencias con los medios de comunicación, que siente que no han recibido la atención adecuada. Se mostró algo reticente al principio a la propuesta de contar la tragedia en este formato hasta que supo el planteamiento de Secuoya. “Queríamos contar una historia valiente, en la que no apuntamos a un culpable, pero sí dejamos claro de quién son las responsabilidades claves para que sucediese la tragedia”.

El director de la serie, Alberto Puerta, trabajó a conciencia los testimonios de supervivientes y familiares que vertebran el relato. “Nos decían: ‘por favor, no me preguntes cómo me sentí o como me siento’, así que evitamos hacer preguntas que fueran dirigidas a exponer en exceso sus sentimientos”, explica Gallart. “No era necesario para que el espectador se sintiera identificado con algo que podría ocurrirnos a cualquiera de nosotros. Y para que entendiera lo duro que es reclamar justicia durante años sin que llegue”, prosigue.

El primero de los capítulos de la serie documental comienza recreando lo que ocurrió ese 20 de agosto, con las transcripciones de la grabación de cabina e imágenes generadas por ordenador. El relato continúa describiendo el trabajo de los técnicos de mantenimiento, la situación económica de la aerolínea, las presiones que tenían sus trabajadores para cumplir con la puntualidad y por qué falló la alarma que hubiera evitado el accidente. Y el tercer acto se centra en la Comisión Parlamentaria de investigación, que llegó una década después de la tragedia. En ella declararon los responsables políticos, los directivos del aeropuerto y Boeing. Esta investigación cuenta que la empresa estadounidense ha enfrentado catástrofes en otros países por errores muy parecidos a los ocurridos en Madrid, pero no ha hecho nada para subsanarlos. La compañía ha declinado la invitación de la productora española de participar en esta miniserie.

Varias personas depositan flores el pasado lunes en la terminal dos del aeropuerto de Barajas durante el acto de homenaje por el 15º aniversario de la tragedia de Spanair.
Varias personas depositan flores el pasado lunes en la terminal dos del aeropuerto de Barajas durante el acto de homenaje por el 15º aniversario de la tragedia de Spanair.Jesús Hellín (Europa Press)

Los diálogos entre los trabajadores del aeropuerto que asistieron a las víctimas después de que el avión se estrellara que aparecen en pantalla son los reales. No así los de las personas que se encontraban en la cabina del avión. Los responsables de Vuelo JK5022. La tragedia de Spanair prefirieron no incluirlos. En ese caso, eligieron hacer “la mejor reconstrucción posible por respeto a los fallecidos”, explica su productor ejecutivo.

Un asunto de seguridad mundial

El documental incluye testimonios de tres expertos de otros países para internacionalizar el trasfondo temático de esta producción: la seguridad aérea mundial, no solo la española. Y los intereses económicos que la vulneran. Gallart recuerda que “aunque Europa tenga sus propios organismos, al final, las que aprueban los aviones que vuelan en todo el mundo y certifican su seguridad son las instituciones estadounidenses”.

Algunos de los “detalles indignantes” sobre la muerte de estas 154 personas que no entraron en el montaje final es “que el avión tenía caducado el certificado de aeronavegabilidad”, asegura el productor. “Se renovó un mes antes del accidente sin que un inspector lo hubiera visto, únicamente revisando la documentación del vehículo. Es una industria en la que hacen falta más inspectores de los que hay”, destaca Gallart. La Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 cuenta esta serie documental como una pequeña victoria, justo cuando ha conseguido crear la primera fundación de seguridad aeronáutica en España.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas

APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

By Palmar

You May Also Like